Crisis en Puerto Rico: Cuando Pedir Perdón No Es Suficiente

El Huracán María destruyó techos, se llevó vidas, trajo hambre, desespero, angustia y mucho más, en el que nos vimos afectados, tanto los que estaban en la Isla, como los de “la diáspora”… Pero nunca imaginamos que la historia volvería a trastocarnos como puertorriqueños. “Tal vez será que esta historia ya tiene final”… Parte de la canción interpreta Ricky Martin y forma parte de sus éxitos, es quién inició el reclamo, para ponerle final a la historia que vive el país, pidió la renuncia del Gobernador, Ricardo “Ricky” Roselló.

Artistas como René Pérez (alias “Residente”), Benito Antonio Martinez Ocasio (mejor conocido como Bad Bunny), Ednita Nazario, Daddy Yankee y Pedro Capó, entre otros, se unen a dicha solicitud. “Ricky renuncia” o “se acabó”, son etiquetas que incluye Capó en el vídeo de su más reciente composición, en que partes de su nueva canción, fueron presentadas el martes (16 de julio) a través de su cuenta oficial de Twitter.

Esto es una muestra de la indignación de muchos Boricuas, como concecuencia de darse a la luz pública el contenido de un Chat de Telegram, en cuyas 889 páginas integrantes del Gabinete del Gobernador, contratistas y el propio Ricky Roselló, entre otros, se burlan de la mujer, de miembros de la comunidad LGTTBQ, menosprecian, discriminan, conspiran, etc., etc., etc., además de aparecer y cito:”cogemos de pendejos hasta a los nuestros”… La acción del Gobernador, fue la de pedir perdón.

La reacción del pueblo es solicitar que renuncie o residenciarlo. Porque a los miles que murieron tras María, a los que no les llegó las ayudas y pasaron hambre, los que no recibieron servicios de Salud a tiempo, los que emocionalmente están afectados, los que aún esperan por ayuda, los niños que fueron despojados de sus escuelas, los que vivimos en desespero por ayudar desde “la diáspora”, podemos perdonarlo. En la mayoría la acción esreiba en necesitar un Mandatario que ame a los nuestros de corazón y lo demuestre. Que libere sus tenciones amando al prójimo y sirviendo a Los Nuestros, defendiéndonos dignamente. La paciencia de la mayoría de nosotros , los puertorriqueños, expiró.